Bienvenido a meprobocas.com

Debes ser mayor de 18 años para ver esta página 

¿Eres mayor de edad?

Continuar Soy menor

GIMNASIA VAGINAL

visibility92 Visitas comment0 comments person Posted By: Teresa Muriel Masegosa list In: SALUD SEXUAL

INFORMACION SOBRE LOS MUSCULOS DEL SUELO PELVICO

Los músculos del suelo pélvico constituyen la parte inferior de la pelvis y sostienen los órganos pélvicos. Son los músculos que usarías para detener el chorro de orina o evitar gases o defecar. También son los músculos que se pueden contraer (se tensionan) durante un orgasmo.

 Es importante mantener el suelo pélvico bien tonificado mediante la práctica de los ejercicios Kegel para mejorar nuestra salud física y mental. Estos son los principales beneficios derivados de la práctica habitual de los ejercicios Kegel:

  • Aumenta notablemente la lubricación vaginal.

  • Previene la incontinencia urinaria (problemas por escape involuntario de la orina).

  • Aumenta la sensibilidad en la zona pélvica (lo que incide en una mayor sensación de placer).

  • Ayuda a que el parto sea más fácil.

  • Aumenta la intensidad en los orgasmos .

  • Es vital para la recuperación del suelo pélvico tras el parto.

  • Previene el prolapso uterino (el suelo pélvico se descuelga del útero tras partos difíciles).

Si mantenemos un suelo pélvico bien tonificado, conseguiremos una mayor afluencia de sangre hacia la pelvis y un mayor control y sensibilidad de todos los órganos implicados, potenciando así un mayor placer sexual con orgasmos mucho más intensos.

COMO IDENTIFICAR LOS MÚSCULOS DEL SUELO PÉLVICO

Si no estás segura de cuáles son los músculos del suelo pélvico, las siguientes son algunas maneras de identificarlos:

Imagina que estás orinando. Contrae los músculos que usaría para detener el chorro de orina. No practiques detener el chorro cuando orines, especialmente si la vejiga está llena. De hecho, esto puede debilitar los músculos y puede hacer que la vejiga no se vacíe por completo, lo que aumenta el riesgo de tener una infección urinaria (UTI).

Contrae los músculos que usas para retener una defecación o para evitar pasar gases, pero no contraigas los músculos de las nalgas , el abdomen  o la parte interior del muslo. Si lo haces correctamente, el cuerpo no se debería levantar en absoluto. Si notas que el cuerpo se eleva un poco, es posible que estés usando los músculos de las nalgas.

Inserta un dedo en la vagina, luego contrae los músculos del suelo pélvico alrededor del dedo. Deberías sentir que la vagina se tensiona y el suelo pélvico se mueve hacia arriba.

Trata de no usar los músculos del abdomen, las piernas ni de las nalgas cuando contraigas los músculos del suelo pélvico. Ejercitar estos músculos no te ayudará a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Para averiguar si también estás contrayendo los músculos del abdomen, las piernas o las nalgas, puedes colocar una mano sobre el estómago y la otra debajo de las nalgas o sobre la pierna. Aprieta los músculos del suelo pélvico. Si sientes que el abdomen, las piernas o las nalgas se mueven, estás usando los músculos equivocados.

Asegúrate de liberar los músculos del suelo pélvico después de contraerlos por completo. Si tienes problemas para identificar los músculos del suelo pélvico, llama a su ginecólog@.

Cuando aprendas a contraer los músculos del suelo pélvico de forma correcta, haz  2 ó 3 sesiones de ejercicios de Kegel todos los días para obtener los mejores resultados. Es mejor distribuir las sesiones durante el día.

INSTRUCCIONES:

Antes de comenzar, colócate en una posición cómoda para que tu cuerpo se relaje. La mayoría de las personas prefieren hacer los ejercicios de Kegel acostadas en la cama o sentadas en una silla. Cuando te familiarices con los ejercicios, deberías poder hacerlos en cualquier posición en cualquier lugar, por ejemplo, estando parada y haciendo fila.

CUANDO ESTÉS CÓMODA,  SIGUE ESTOS PASOS:

Inhala por la nariz profundamente, permitiendo que el abdomen se eleve mientras se llena de aire. Mantén los músculos del suelo pélvico relajados mientras inhala.

Exhala lenta y suavemente por la boca mientras contraes suavemente los músculos del suelo pélvico.

Contrae los músculos del suelo pélvico durante 3 a 6 segundos (hasta que los músculos se cansen) mientras exhalas. Esto se conoce como contracción.

Inhala nuevamente y libera la contracción. Esto relaja los músculos.

Relaja los músculos por completo durante 6 a 10 segundos. Es muy importante que te relajes completamente entre cada contracción y no aguantes la respiración. Siempre dedica la misma cantidad de tiempo o más para relajar tus músculos que para contraerlos.

Repite este ejercicio 10 veces por sesión.

Si sientes dolor cuando haces los ejercicios de Kegel, deja de hacerlos de inmediato. Los ejercicios de Kegel no son dañinos, pero no son adecuados para todas las personas. Cuando se los hace correctamente, la mayoría de las personas los encuentran relajantes. No deberían ser dolorosos. Si tienes dolor durante o después de los ejercicios de Kegel, es posible que no estés haciendo el ejercicio correctamente o que los ejercicios de Kegel no sean adecuados para ti.

Podíamos utilizar Bolas Chinas como Aparato de Gimnasia pasiva.

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen
domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre December